Traición

domingo, 22 de junio de 2008


Saludos lectores de este espacio (si aún quedan) hoy les presento tres notas que he hecho a lo largo del mes.

Tienen un tema en común: La traición. Los considero borradores a un tema que planeo ir extendiendo con el tiempo, por lo pronto, les presento mis avances, que si bien no son los más limpíos, los más claros, los más cuidados, son de los textos a los que más cariño les guardo.

carpe diem



I

Amo la traición, pero odio al traidor.
Julio César (100 AC-44 AC) Emperador romano.

Dantés


Pregunta: Al final... ¿qué no enseña Dumas a través de Edmond Dantés?


Respuesta:


No puedes confiar en la mujer que amas... (MUCHO MENOS EN ELLA, cuando crees que conoces a alguien, decides entregar tus poderes y te fulmina con el veneno de la traición, que es peor que cualquier otra traición)


No puedes confiar en tus mejores amigos...


No puedes confiar en tus compañeros...


No puedes confiar en quienes te ven mal...


Mucho menos en los que te ven bien...


Después de toda la aventura que pasa Dantés para vengarse de Villefort, Morcef y Danglars, Dumas nos da una lección de vida importantísima...


Puede existir la bondad humana y la amistad... en las ideas. En los actos, en la realidad, en la práctica... es un sueño más.


Los ideales de amistad y lealtad son tan inalcanzables como el de "amor puro", igualdad y democracia. La condición humana se deja sentir contaminando lo que nosotros queremos ver puro, pero al final, realmente es el ideal "de lo correcto" lo que contamina la realidad: El hombre es un ser miserable, absurdo y visceral, con tendencias a la maldad.


"Los malvados son los que siempre ganan"


Aquellos pobres ingenuos (entre cuyas filas he desfilado largo tiempo) otorgan cierta credulidad en el hombre, creen que es capaz de estrechar una mano por la mera intención de hacerlo, sin que debajo de ese gesto "amistoso" se oculte todo un complejo sistema de creencias y valores... pero sobre todo ambiciones.


Estos hombres son tirados a la desgracia y se convierten en marionetas del destino, ellos no dan crédito a que sus allegados, sus cercanos le traicionen (aun siendo esto cosa de todos los días), como lo que le pasa al pobre Edmond.


Hay que voltear a ver al quien esta junto y preguntarnos "Este fulano, por quedar bien con otros y conseguir algún beneficio ¿sería capaz de dar mi cabeza en bandeja de plata?" La respuesta, cae sobre nosotros, pero no le ponemos atencención, le damos más credulidad a los balbuceos del otro que a nuestras intuiciones, todo en el buen nombre de la virtud y la amistad... y de pronto a nuestras espaldas se construye (y ayudamos a construir con nuestra credulidad) nuestro chateau d'If.


Cuando a Sócrates le planteaban este problema, el decía que los hombres actuaban mal por que no conocían la idea del bien (esto según nos relata Platón) y el decía que más valía vivir una vida justa y soportar los embates de la traición y demás males, pues al ser hombres justos y nunca "rebajarnos a ese nivel" tendríamos nuestra recompensa por ser buenos, en otro mundo tal ves.


Una bonita consolación, ¿no? Pero siendo sincero, ¡Quien va a esperar su recompensan en otra vida (cuya existencia no solo es dudosa) cuando puedes pedir la cabeza en bandeja de plata de los malvados? Esa es la única idea (mejor dicho, la única voluntad) que nos habría de sacar del Chateau d'If. La idea de la recompensa, solo nos mantendría mansos y controlados dentro de la cárcel, la benevolencia es solo un medio de control, un corsette a la furia natural de nuestra condición humana.


II


Podemos (y debemos... no, deber no, querer y quiero) ir más al fondo del tema, ahora entonces dejemos de trabajar con "síntomas" y busquemos llegar a la "enfermedad" (válgase la comparación de mi pretensión filosófica con las artes de Esculapio).


En el hombre ¿Qué puede ser el catalizador que despierte los impulsos más bajos y nos lleve a traicionar a un igual? Y además, pensemos que toda traición tiene algo en común con otra, es decir, como si tuvieran la misma naturaleza... ¿Cual naturaleza sería esa?


Pasemos a pensar en los 3 hombres que traicionan a Edmond (Y agrega a quien quieras):


Danglars y su envidia

Caderousse por su avaricia

Diego por celos


Si piensas y me dices que lo que une a los tres traidores es la envidia, no podría juzgarte, pues parece ser la respuesta más obvia, detrás de la avaricia y los celos aparenta estar neceseraimente la envidia, nos parece incluso una derivación lógica. Pero si agregas más nombres, por ejemplo, Federico, Claudia, Carranza (los que te han traicionado a ti o a mi) podríamos encontrar una cantidad infinita de razones, entonces me dirás "Hay tantas razones para traicionar como hombres hay en este mundo, el hombre es un ser de causas complejas".


Y mi querido lector@, te digo algo, sin mofa, afirmar eso me parece lanzarse a la vida sin haber antes hecho un análisis más riguroso que el de la mera apariencia, así que si me has seguido hasta acá, hagamos que ese tiempo valga y vamos a descubrir qué se puede encontrar debajo de las "causas complejas" que pueden llevar a una traición.


¿Es cierto que el hombre es un ser de causas complejas? No lo creo.


Creo que el hombre es un ser de causas y necesidades absolutamente simples, a tal punto que ha desarrollado mecanismos de defensa para aparentar complejidad y abstracción y a todo ese mecanismo le llamamos cultura, tradición, razón, etc. Etc.


Lo que quiero decir queridos es que, si vemos en el fondo de los corazones, veremos que somos creaturas bastante simples, sin embargo, es difícil aceptarlo y sobre todo verlo, por que esa es una simpleza IRRACIONAL y entra en conflicto con nuestra identidad racional, pero eso dejémoslo para otra sesión.


Esas causas simples e irracionales las resumiría en una sola uno de los hombres que mejor conocen los corazones de los humanos, y el nos diría algo así:


"A donde quiera que veo vida, veo voluntad de poder (Der Wille zur Macht)"


En este pequeño aforismo nos cuenta Fritz que en el que las cosas vivientes no sólo se encuentran motivadas por la mera necesidad de mantenerse vivas, sino que en realidad tenían una gran necesidad de ejercer y utilizar el poder para crecer y expandir sus fortaleza y posiblemente para someter otras voluntades en el proceso.


¿Qué pretendo decir? Podrías preguntar, te respondo; "Eso mismo!" todo acto humano tiene detrás de si la voluntad de ser más, de trascender, de dominar, de no dejarse dominar... es decir, la voluntad de poder, y por ende, la traición lleva "en sí" algo de voluntad de poder y no más.


Debajo de cada traición, por la razón que sea, hay un impulso irracional... Der Wille zur Macht en cualquiera de sus sublimaciones.. y no más


¿Cómo puede uno llegar a tan aberrante conclusión, pues, en tanto que estas aceptando un principio fundamental IRRACIONAL, estas afirmando que muy en el fondo, no estamos inconcientes de las causas ultimas de nuestros actos? ¿Eso implicaría pues, aceptar que nuestra condición primordial es la de seres irracionales? ¿Estamos entonces condenados a vivir bajo la dictadura fascista de nuestras pasiones?


Desde luego que esto no es evidente, pero han sido Freud, Marx y Schopenhauer quienes nos acercan a esta dimensión de la condición humana y nos muestran que en el fondo somos irracionales, que estamos "condenados" a vivir bajo nuestras pasiones... que incluso nosotros somos una pasión (bastante inútil, por cierto) y todo esto; nos hace caer en la contradicción, pues derrumba lo que siempre creímos, que éramos razonables y libres.


Así, empieza la tragedia de nuestra vida, a lo largo de la cual viviremos los estragos de esta contradicción. ¿Será que después de todo solo nos queda la búsqueda del placer y el poder a través de un rotundo "sí" hacía el mundo?.


III


Ya hemos reducido a la traición a un acto tan natural como respirar, todo esto explicado por la Wille zur Macht. Dirás, "Tanto te has quejado de la traición, tanto la haz denunciado en el pasado, para terminar defendiéndola, ¿Eres “bipolar”?


Tal ves, pero mi vida personal no viene al caso en estos momentos (). Pero estaba pensando en algo que nos sería más de provecho para ilustrarnos en las causas y razones de nuestra paciente (la traición), estaba pensando que tal ves, podríamos llegar más al fondo buscando la utilidad de la razón, pues en nuestro cuerpo todo tiene una razón, nada existe "por que sí"


Pienso en una crónica histórica que nos podría ayudar a entender los usos y aplicaciones de la traición, estoy pensando en algo épico, que si bien no tuvo caballeros en brillante armadura; no carece de romanticismo.


LA REVOLUCIÓN MEXICANA, CRÓNICA DE LA TRAICIÓN

(En esta parte se supone debe ir una revisión de la revolución mexicana, haciendo incapíes en las distintas traiciones que hay entre los revolucionarios y los conservadores. Sigo trabajando en eso y presiento que no estara listo en mucho tiempo)


Como podemos ver, la traición se nos manifiesta como una herramienta (tal ves como una sublimación) de la Wille zur Macht, que es utilísima en sociedad.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


I walk alone de Tarja Turunen (recondadisímo el nuevo disco de Tarja :D)


Desde luego, viene con su lyric:

Put all your angels on the edge
Keep all the roses, I'm not dead
I left a thorn under your bed

I'm never gone

Go tell the world I'm still around
I didn't fly, I'm coming down
you are the wind, the only sound

Whisper to my heart
when hope is torn apart
and no one can save you

I walk alone
Every step I take
I walk alone

My winter storm
Holding me awake
It's never gone
When I walk alone

Go back to sleep forever more
Far from your fools and lock the door
They're all around and they'll make sure

You don't have to see
What I turned out to be
no one can help you

I walk alone
Every step I take
I walk alone

My winter storm
Holding me awake
It's never gone
When I walk alone

waiting up in heaven
I was never far from you
Spinning down I felt your every move

I walk alone

I walk alone
Every step I take
I walk alone

My winter storm
Holding me awake
It's never gone
When I walk alone

Nietzsche dice: "No me puedo dar el lujo de volver a confiar en alguien"... creo que el hubiese respondido a la pregunta "¿Cómo logra usted eso?: I walk alone.


post signature


2 comentarios:

Elvira dijo...

Pienso que parte de la maldad de un traidor esta en la felicidad de saber que esta en tus pensamientos... aun con odio, pero sigues oensando en el... y eso le da satisfaccion.

Asi que para que darle el gusto? Si te traicionaron, por bienestar personal y tranquilidad (no por religion) perdona y continua... Papa Karma se vengara por ti.

BigBossAZF dijo...

Solo por que tú lo pides, el siguiente post va dedicado a la ridicules/paranoia karmica.

Y ahora, después de la denuncia de la traición, empiezo a escribir un elogio a la venganza.

carpe diem

eXTReMe Tracker